El Gobierno de Datos
necesita ser F.O.M.E.

COMUNIDAD AXITY- BLOG

Hemos observado que, actualmente, los programas de gobiernos de datos encuentran dificultades y obstáculos en su eficiencia. Estos problemas tienen que ver, en gran medida, con expectativas y alcances irreales. Es usual ver cómo el diseño y la implementación de los programas de Gobierno de Datos cae en manos de equipos a los cuales se les encomienda la “gran tarea” de armar un modelo con alcance empresarial, poniendo énfasis en el desarrollo simultáneo de todas las componentes que aseguren la trazabilidad, la calidad, confiabilidad y oportunidad en el uso de los datos.

Sin embargo, esto no resulta favorable, pues las empresas suelen adoptar una visión mecanicista y normativa del Gobierno de Datos que, como hemos descrito, genera fricción innecesaria y una capa de actividades, tareas y responsabilidades que acaban viéndose como un proceso burocrático y termina restando fuerza a este tipo de programas.

Entonces, ¿qué hacer?

¡Redefinamos el Gobierno de Datos!

La propuesta es que el Gobierno de Datos debería ser “F.O.M.E.”. Pero no en el sentido de aburrido, que tiene en lugares como Chile, sino en la connotación que precisaremos. En este contexto, entenderemos por F.O.M.E. a un Gobierno de Datos:

Focalizado

Oportuno

Medible

Estratégico

Hay un dicho popular que dice que “el que mucho abarca poco aprieta” y en casos como estos, aplica. Un Gobierno de Datos que quiere hacerlo todo y solucionarlo todo de manera simultánea está destinado al fracaso. Aquí la clave es FOCALIZAR los esfuerzos, lo cual implica elegir bien las batallas.

Por otro lado, el Gobierno de Datos que no es accionable no tiene visibilidad ni genera cambios, por ende, es necesario que el programa sea OPORTUNO, es decir, que se puedan ver los resultados de manera temprana.

En tercer lugar, se dice que lo que no se mide no se gestiona. Por ello es vital contar con métricas de impacto que nos indiquen rápidamente que el programa está teniendo los efectos esperados, o si es necesario modificar su curso. Esto requiere no solo desarrollar artefactos hacia fuera del programa, sino hacerlo MEDIBLE al interior.

Finalmente, pero no menos importante, no se puede esperar que un programa de estas características, que tiene una fuerte conexión con la cultura empresarial, tenga un alto impacto si no involucra de manera efectiva a los líderes para imprimir un carácter ESTRATÉGICO.

¿Cómo mejora la práctica del gobierno de datos al ser F.O.M.E.?

¡Lee la primera parte de nuestro blog y conoce el panorama actual y las problemáticas que enfrenta esta tarea en las empresas!

¿Quieres contratar algunas
de nuestras soluciones?

¡Hablemos!